El muro de los lamentos – Rony Chaves

El muro de los lamentos

En síntesis, mi querido lector, hoy es tiempo de orar y clamar al Padre. Él ha prometido responder a ese clamor y mostrarnos sus maravillas (Jeremías 33:3).

Dios necesita más que de predicadores o buenos oradores, de aquellas personas que quieran, sintiendo su carga, doblar sus rodillas y disponer su cuerpo en total humillación, en intercesión ardorosa por la humanidad en crisis.

Tú puedes ser uno de ellos. Motiva en tu Iglesia las reuniones de oración. Mueve a tus líderes a hacerlo. Une a los pastores y congregaciones para orar y ayunar juntos por tu tierra. O bien, cierra tu puerta y pelea con denuedo la batalla por tu patria.

Un consejo más (y con el mismo, termino este libro), que no ha sido escrito con otro propósito más que el de hallar eco en el corazón de hombres y mujeres que quieran pararse en la brecha por las almas y la obra de Dios. Este es el consejo:

«Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra» (2 Crónicas 7:14).

Descargar:

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.